• Inicio
  • El agro colombiano frente al TLC

El agro colombiano frente al TLC

Preocupantes cifras para un país que como el nuestro, padece un conflicto social anclado entre la agricultura, los cultivos ilícitos y el terrorismo.

En la página web del Ministerio de Agricultura puede consultarse el documento "El agro colombiano frente al TLC con Estados Unidos", un trabajo dirigido por el economista Luis Jorge Garay. Es un valiosísimo aporte que hace el Ministro del ramo, Carlos Gustavo Cano, para "sentar las bases sobre las cuales el país pueda construir una sólida e inteligente posición de negociación", como él mismo lo afirma. El sustento del estudio es, precisamente, el sólido conocimiento del Ministro en esta materia y su inteligente manera de mostrar el peligro que representaría una mala negociación.

El estudio consta de dos partes. En la primera, el Ministro Cano recuerda los principales intentos (fallidos) hechos para establecer reglas claras y justas en materia de comercio internacional, como libre acceso a los mercados, remoción de subvenciones a exportaciones y reducción de ayudas internas. En tal sentido, menciona la declaración de Doha en 2001 (Doha es la capital de Qatar, en Asia) y la posterior reunión de Cancún en 2003. También, fija su posición frente al ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas), el CAN-MERCOSUR (Comunidad Andina y Mercado Común del Sur) y el TLC, frente al cual deja muy en claro las bondades que para los países pobres representaría un libre comercio "genuina y totalmente libre", según sus palabras.

Sorprenden algunas cifras citadas por el Ministro, que merecen recordarse: 1) El valor que en 2002 destinaron los países ricos para proteger y subsidiar su agricultura, se estima en U$ 318.000 millones (seis veces la ayuda externa del planeta); 2)Los 25.000 algodoneros de EE.UU., cuya producción representó U$3.200 millones en 2003, recibieron en ayuda interna directa una suma aún superior, lo cual les permitió exportar a precios inferiores a la mitad de su costo de producción. 3) Las porciones que alcanzaron los subsidios en los ingresos brutos de algunos productores de EE.UU., fueron: 50.8% para la leche, 48.4% para el azúcar, 46.8% para el arroz, 40.4% para el trigo y 26.4% para el maíz. 4) Los subsidios de EE.UU., superaron el 30% del valor bruto de la producción agropecuaria entre los años 2000 y 2002.

Preocupantes cifras para un país que como el nuestro, padece un conflicto social anclado entre la agricultura, los cultivos ilícitos y el terrorismo, lo cual hace que las condiciones de negociación deban diferir de las experiencias tantas veces citadas por los analistas de las rondas del TLC .

En la segunda parte del estudio, el grupo investigador, al mando del doctor Garay, analiza las características generales del sector agropecuario colombiano, la política sectorial, las transferencias al sector, la política agropecuaria estadounidense, una comparación entre las agriculturas colombiana y estadounidense, las amenazas y las oportunidades del TLC, las implicaciones para el agro, la economía y la sociedad, rematando con unas recomendaciones de estrategia de negociación.

En suma, es un estudio "carnudo", muy bien elaborado, con cifras contundentes, con realidades inocultables, que deberían leer todos: industriales, comerciantes, banqueros, productores del agro, académicos, representantes de gremios, estudiantes universitarios y todo aquel que, en la mayoría de los casos, opina sin conocer el fondo del asunto.

* * *

Al margen: En un aparte del estudio, el doctor Garay manifiesta: "Una condición necesaria para el desarrollo de la agricultura colombiana, consiste en... la producción de bienes y servicios de acuerdo con la vocación de los suelos y las condiciones del ambiente ..." ¿Estaría pensando en nuestros Distritos Agroindustriales caldenses?

Utilidades

Última fecha de actualización 10 de abril de 2014
Acerca de este Portal Nexura